martes, 12 de agosto de 2008

NYC: Tecnología


Confieso que hace poco me enteré que mi teléfono tenía cámara fotográfica, mi iPod me lo ha acabado vampirizando Mr. Átomos, me aburren soberanamente los videojuegos y uso cualquier superficie que encuentro como agenda, a menudo mis propias manos, y cuando alguien me habla de artilugios tecnológicos mi imaginación vuela y vuela aunque no quiera, como cuando juegas a ver quién pestañea primero y piensas, no-puedo-pestañear-no-puedo-pestañear pero es inútil y lo acabas haciendo. La tecnología es para mí como la televisión para otros, hace que me evada, o como las matemáticas, me cuesta entenderlas y no les encuentro la utilidad doméstica. Entre el supuesto bienestar que me puede proporcionar y el tiempo que pierdo ensayando las instrucciones, pondero y no me sale a cuenta. Suerte que Mr. Átomos es un as y me soluciona la papeleta cuando, por ejemplo, no acierto a cambiar el idioma de las pelis.

Entiendo que la tecnología es necesaria para ámbitos como la medicina y para la calidad de vida real y cotidiana de mucha gente, pero no soy una yonki tecnológica de ésas que necesita tener su dosis de último modelo de megabites. Para los que sí lo son, NYC es su ciudad. Se pueden comprar aparatos electrónicos (cámaras, ordenadores portátiles, ipod, etc.) a precios MUY competitivos. Hay tiendas de electrónica por toda la ciudad, pero quizás los valores seguros son las grandes cadenas, como Circuit City, Best Buy o CompUsa (las tres con tiendas en la Quinta Avenida, entre las calles 34 y 47) o las tiendas de Apple (la nueva de la Décima Avenida o la ya clásica, aunque reciente, de la Quinta Avenida, esquina con Central Park, enfrente del Plaza, aunque mi favorita es la del SoHo por los recuerdos que me trae, y es que iba cada tanto a conectarme -gratis, ahí estaba la gracia-a internet y a enviar los emails pertinentes a la family y a l@s amig@s). También son valores seguros las tiendas puramentes neoyorquinas como B&H, la enorme tienda de la calle 34 esquina con la Décima Avenida o J&R en el Downtown, en Park Row. Ahora es el momento aprovechando la fortaleza del euro.

1 comentario:

Nuria dijo...

Creo que Andy Warhol seguría fiel a su Polaroid.